Testimonio “Ella escucha siempre mis súplicas»

0
369

Silvia se comunica desde Río Cuarto por mensaje privado al Facebook Madre Catalina, para compartir como la Beata de TODOS, se convirtió en una compañera de camino, a quien no solo le pide por ella y su familia, también la está presentando a amigos y conocidos porque dice que siempre escucha sus súplicas. Ella fue donante de riñón de su hermano el padre Jorge, caso que publicamos en una nota especial el 30 de Mayo de 2018, Día de la Donación de órganos.  

Buen día!! Soy Silvia Felizzia de Rio Cuarto!! Desde el momento que mi hermano padre Jorge Felizzia, iba a transplante, una amiga me dio una estampa con la Oración de Madre Catalina y yo con mucha fe -igual que al Curita Gaucho Brochero-, le recé con tanta devoción para ser compatible y poder donarle el riñón a Jorge.

Antes de la operación con Jorge internado, mi hijo me llevo al Museo “Catalina de María” en Córdoba, allí puede ver y leer su obra, tuve la Gracia de poder estar frente a Ella en la Capilla y dejarle mi intención por el transplante y poner en sus manos a los médicos que nos iban a operar.

Pude ver el video del milagro que una señorita tan gentilmente y sabiendo mi intención me hizo ver, nos dio dos estampas una para Jorge y otra para mí, que siempre nos acompañaron y en el pos operatorio. Y después de muchos inconvenientes, yo suplicándole llorando le pedí a la Beata que se arreglaran las cosas; el día 21 de Octubre pasado se cumplieron nueve meses del transplante.

Jorge está muy bien, sigue con empuje, trabajando es su Parroquia La Merced, en el Obispado, en el Seminario y en los barrios; con proyectos, dando clases, oficiando misas, con los cuidados del invierno y controles.

Padre Jorge Felizzia junto al Papa Francisco.

Ya la consagré mi «Santa»  

Yo al mes de ser donante comencé a trabajar, nueve horas por día, cuidándolo a él y demás actividades. Cuando la hermana Silvia Somaré nos fue a visitar le decía que para mí ya es la “Santa” madre Catalina.

Tengo muchas estampas de ella, y la estoy haciendo conocer a mis amigos y personas que tienen alguna dificultad o enfermedad para que pidan su intercesión. Maravillada de su obra, estoy leyendo su libro “La Historia de una buena Mujer”.

Realmente escucha siempre mis súplicas y yo difundo su Estampa y Oración para que la gente la conozca. Bendita seas Beata Madre Catalina! Amén.

Entrevista. “Donar un órgano es un acto de amor muy grande y un compromiso con la vida”