Mensaje de Navidad de Madre Inés Tessi y el Consejo General. «Todos tienen lugar en el pesebre»

1
858

22 de diciembre de 2019.

Querida Familia de Madre Catalina:

A las puertas de la Navidad queremos unirnos, como nos invita el Papa Francisco, en la sencillez y profundidad del belén o pesebre, como le llamamos en cada país.

Como cada año, estamos invitados a renovar nuestra fe en este misterio de la Encarnación, por el que Dios quiso hacerse uno de nosotros y caminar como uno más en la historia. Nada de lo que hacemos o sentimos es ajeno a Él, nada de lo que sufrimos o sostenemos  le es desconocido. Por eso volvamos la mirada a este «Dios con nosotros» para que Él nos ayude a iluminar y ver con ojos nuevos nuestra realidad.

En cada uno de los países en los que estamos vivimos situaciones difíciles, incertidumbres que amenazan nuestra esperanza. Hace 2000 años, como ahora, la esperanza no viene desde la seguridad y el control de la situación, sino como una realidad misteriosa, como un don que Dios nos regala y desde el que podemos construir algo nuevo.
Cada uno, desde su vocación de consagrada o de laico y laica, estamos llamados a construir unidad desde los pequeños gestos, hacia adentro de las comunidades y hacia afuera. En Belén los simples y los sabios se unen atraídos por la señal del Niño envuelto en pañales.

También estamos llamados a sentirnos parte, de igual manera que todos tienen lugar en el pesebre; nada de la realidad ni nadie, por pequeño o anciano, por fuerte o por débil, está excluido. Y es nuestra responsabilidad dar lugar, ayudar a entrar y a sentirse parte a quien no se anima o se siente fuera, a quien las limitaciones físicas o materiales inmovilizan.

Con el sello del Amor y la Reparación vivamos esta Navidad.

Como Comunidad Religiosa y como Comunidad Apostólica seamos signo de Jesús que también en Belén nos dice «vengan a mí todos…» (Cfr. Mt 11,29) y reconozcamos su presencia en la hermana de comunidad, en los de la propia familia y en aquellos que ignora el mundo. Con el sello del Amor y la Reparación vivamos esta Navidad contemplando cómo Jesús nace entre nosotros sin ruidos ni efectos especiales, y vayamos a Belén dispuestos a lo que Dios necesite de nosotros.

Hermanas y hermanos de Chile, España, Benín y Argentina, unámonos en la oración por todos y en particular por las comunidades que este año han sufrido más. Y que el 2020 nos encuentre abiertos a lo que Dios en su providencia nos quiera regalar.
Unidos en el Corazón de Jesús, pobre y frágil en Belén les enviamos un abrazo.

Madre Inés Tessi, y Consejo General de las Hnas. Esclavas del Corazón de Jesús.

Descargar Mensaje en PDF 

Visita el sitio de las Hnas. Esclavas del Corazón de Jesús.  

1 Comentario

Comments are closed.