Madre Catalina nos invita a compartir la vida

0
453

“Esté pues tranquila donde Dios la ha colocado y sírvalo con empeño y fervor que así tendrá en todas partes la paz que le deseo en su espíritu y las bendiciones de nuestro Amo el Corazón de Jesús” (Carta 5, Tomo III 1º Parte)

Audio: Alcira y Carmen María de Los Gigantes, Córdoba, Argentina.

Muchas veces en nuestro interior pensamos y deseamos servirlo al Señor en muchos proyectos, iniciativas, pero al mismo tiempo nos vista el “si yo tuviese….” “si yo pudiese….” “si yo contara…” que hacen que nos paralicemos esperando que se den muchas condiciones para concretar nuestra construcción del Reino.

Madre Catalina nos invita a no abandonar estos sueños, como ella misma lo hizo esperando siete años para que se diera la realización de su Sueño Dorado. Pero al mismo tiempo nos invita a estar tranquilos y en paz en el lugar que hoy nos toca esperar, comprometiéndonos con la realidad concreta que hoy tenemos ante nuestros ojos… así nuestra espera no será en vano, no será infecunda, sino que ya desde este lugar iré sembrando las semillas del Reino.

Cada uno de nosotros tiene en su interior un potencial de bien para compartir con los demás, sólo tenemos que reconocer aquello tan valioso que Dios me ha regalado para compartirlo hoy.

Podemos en este día detenernos y ver ¿Cuál es ese lugar donde Dios me ha puesto hoy?¿a qué realidad puedo hoy dar una respuesta? ¿Qué gesto concreto puedo hoy poner en práctica?