Son muchos rostros concretos que no pudieron hacerse presente físicamente para esta fiesta, pero que la comparten desde la sencillez como sólo saben hacerlo los más pobres.

Así lo afirma la hermana María José, misionera en Benín África quien viajó para la beatificación y en su equipaje trajo nada mas y nada menos que los copones hechos en esta comunidad llena de amor Catalino.

Cuarenta de los 100 copones donde se colocarán las hostias para la comunión de la misa de Beatificación de Madre Catalina, están hechos en madera de Teca. Esta es una madera muy resistente que crece especialmente en África y Asia. El trabajo lo hicieron dos artesanos del Mali, un país muy cercano a Benín, donde las Hermanas Esclavas del Corazón de Jesús tienen una comunidad misionera.

Es un país en pleno desierto del Sahara. A través de un artesano que vive en Benín fueron encargados en Julio de 2017 –cuatro meses antes de la fiesta de beatificación-, aún antes de estar confirmada la fecha de la beatificación de Madre Catalina.

Éste es el único período de lluvias que hay en todo el año, casi dos meses donde la gente se dedica exclusivamente a sembrar lo poco que pueden para sacarle el fruto a la tierra, sobretodo sorgo.

Que esta comunidad haya aceptado hacer estos copones fue casi un milagro porque ellos viven de esa única cosecha anual, dice la hermana María José misionera en Benín, quien los trajo en su último viaje a Córdoba, como representante de esa comunidad misionera en la misa de beatificación.

Hizo falta un mes para fabricarlos y mucha paciencia para que la madera se secara en un tiempo donde llueve desde la mañana hasta la tarde sin parar.No hay ningún copón igual al otro, son todos únicos y representan al mismo tiempo el hogar de tantos hermanos nuestros africanos que nos abrieron las puertas de sus casas con total generosidad y que han acogido, a lo largo de los 20 años la  vida la Misión Sagrado Corazón en Benín, el carisma que Dios entregó a todo el mundo a través de Madre Catalina.

Los copones servirán para guardar y compartir la Eucaristía a todo el que se acerque con hambre de paz y solidaridad. De alguna manera entraremos también en comunión especial con aquellos que son los predilectos del Corazón de Jesús. El amor y la oración son fuerzas que atraviesan fronteras, cruzan el mar y nos unen sin necesidad de pagar pasajes de avión.

Madre María Silvia Fiorentino Superiora de la Congregación, en el gravado de los copones.

SABÍAS QUÉ 

Para la distribución de la comunión en la misa de la beatificación de Madre Catalina el 25 de noviembre, se usarán 100 copones, 40 de los cuales fueron elaborados por artesanos de Benín, África. El resto fueron puestos a disposición por la Arquidiócesis de Córdoba que se usan en las celebraciones masivas.

Se consagrarán 50.000 hostias donadas por la comunidad de Santiago del
Estero y por la diócesis de Río Gallegos. Se usarán 8,5 litros de vino traído
de Mendoza.

El cáliz y copón dorado fueron traídos de la comunidad de Mendoza, y la restauración a cargo los familiares de Madre Catalina. Ambos tienen la aplicación de la medalla del Corazón de Jesús que las Hermanas Esclavas usan actualmente, con el grabado «Beatificación Catalina de María 25 de Noviembre 2017».

Te puede interesar Una fiesta con gestos misioneros

Oración de Madre Catalina en francés

2 Comentarios

Comments are closed.