Las bienaventuranzas de Catalina  

0
405

21 de noviembre de 2019. Por Comunicación @MadreCatalina.

En el tercer día de la Novena a la Beata Catalina de María alumnas y alumnos de 4° grado del Colegio De María de Córdoba, se inspiraron en Catalina como una mujer heroica en amor, y así salieron las “Bienaventuranzas de Madre Catalina”.

En la voz de Milena, Julieta y Mora las Bienaventuranzas se compartieron en la mesa de la eucaristía junto a la imagen de la Beata, fundadora de las Hermanas Esclavas del Corazón de Jesús, madre de una gran Familia, que construyó con su entrega y el amor al Sagrado Corazón de Jesús.

Bienaventuranzas de Madre Catalina

Bienaventurada madre Catalina, porque tú has aprendido de tu familia a tener un corazón muy puro.

Feliz tú Catalina porque buscaste la paz.

Feliz tú Catalina que lloraste por la muerte de tus padres y Jesús te consoló.

Feliz madre Catalina al construir la paz formando niñas para la sociedad de su época.

Feliz madre Catalina por tu misericordia al creer en Dios.

Feliz madre Catalina al ser pobre de corazón.

Feliz madre Catalina por ser misionera del corazón de Jesús.

Feliz madre Catalina por formar esta gran Familia.

Feliz Catalina por realizar tu sueño dorado.

Una bienaventuranza está constituida por una expresión inicial (del hebreo, ašrê… ; del griego, makarios…)​ que se puede traducir como «feliz», «dichoso», «bienaventurado» y que califica al poseedor de la cualidad como «digno de felicidad».

El Catecismo de la Iglesia Católica nos enseña que “las bienaventuranzas” están en el centro de la predicación de Jesús. Con ellas Jesús recoge las promesas hechas al pueblo elegido desde Abraham; pero las perfecciona ordenándolas no sólo a la posesión de una tierra, sino al Reino de los cielos.