“La reparación es perdón”

0
240

28.08.20. Propuesta de reflexión del Área de Comunicación @MadreCatalina, Hnas. Esclavas del Corazón de Jesús. Entrega N° 4

En agosto estamos poniendo luz sobre un tema clave y más en el contexto de la pandemia la «Reparación». La propuesta es dejarse iluminar y profundizar acerca del  carisma de Amor y Reparación, don y tarea para vivir el Evangelio como familia de Madre Catalina. Y compartirlo, para que el bien se multiplique y se contagie la creatividad reparadora. 

En este último viernes de Agosto nos detenemos a hacer resonar en nuestro corazón la reparación como experiencia plena de perdón.

La reparación con mayor potencialidad trascendente se da en el perdón. En esta instancia no solo se repara a quien ha padecido el daño que provoca la ruptura causada por otro, sino que es reparado también el agresor. El pedir perdón, dar perdón, recibir perdón posibilita que ambos sujetos se definan más allá del daño: ni el agredido solo es víctima, pues es capaz de un acto que lo empodera y lo libera, ni el agresor solo es tal, pues ha sido afirmado en su capacidad de reparar, reconociendo al otro. (Carolina Montero Orphanopoulos aci, “Vulnerabilidad, reconocimiento y reparación” Pg 137).

El perdón en el Evangelio es el regalo que Jesús entregó innumerables veces a aquellos que sanaba, como signo trascendente de la acción de Dios en sus vidas. Él quiere que reconstruyamos nuestra vida desde la incondicionalidad de su amor y la experiencia de su perdón.

Al mismo tiempo nos invita a perdonar a los demás en la historia de nuestras vidas, como oportunidad de reconocimiento, liberación y salvación. Así cuando podemos transitar el camino del perdón nos encontramos con la vulnerabilidad propia y desde ella nos encontramos con la de los demás.

Pidámosle al Corazón de Jesús en este día que nos animemos a reparar nuestra vida desde el perdón y que seamos instrumentos reparadores que posibiliten el perdón con los demás.

Publicaciones relacionadas

La reparación necesita de la compañía de otros.

La reparación implica reconocer la realidad dañada. 

La reparación es volver a ser auténticamente yo