Juana celebra la vida de su nieta Catalina por una gracia especial

0
386

05.03.2020. Comunicación @MadreCatalina Hnas. Esclavas del Corazón de Jesús. 

Juanita de Picco, (64), abuela joven, vive en San Miguel de Tucumán, comparte su historia de encuentro con la beata Madre Catalina, luego de recibir una “gracia” especial en el 2019. Un sueño que pudieron alcanzar con fe y esperanza como familia.

Cuando uno va conociendo a Catalina de María Rodríguez, descubre en esta mujer un capital humano que inspira y proyecta, un regalo que seguramente el Sagrado Corazón fue dejando en su corazón; ella pone en el camino de los “imposibles”, medios para alcanzar los sueños.

A Juanita le puso en el camino a su amiga María Elvira del Valle Raimondo de Salmerón, conocida como Marita, quien le contó con detalles su historia luego de la pérdida de 7 embarazos que terminó con el regalo de dos hijos Enrique y Federico (sacerdote), ambos nacidos en 5 de Abril, festividad de la Madre Catalina.

Guillermo Picco, el hijo de Juana,  y su nuera Nadia Buffa traían siete años, de nueve de casados, realizando distintos tratamientos para poder ser padres. Cirugías, más intervenciones, y fecundación in vitro FIV fue el tercer intento. Espera larga, paciente y expectante por sus resultados, para ambos.

Una estampa con la imagen y la oración de Madre Catalina llegó a manos de Juana como regalo y recomendación de su amiga Marita Salmerón; le bastó esta imagen para aferrarse con fe y esperanza, abrazó con confianza este pedido a Dios por intercesión de la beata Madre Catalina y le pidió por esta vida tan largamente esperada, buscada y rezada.

Catalina

“Con la estampa en la mano, recé en silencio, lo hice sola como asumiendo este pedido de “gracia” personalmente y con confianza a Madre Catalina, en un diálogo entre las dos. En Abril de 2019, para Semana Santa, mi hijo y mi nuera nos comunican que desde el Instituto de Fertilización donde hicieron el último tratamiento, le habían confirmado por esta vida tan esperada.

Feliz, les pregunté por el nombre que pensaban ponerle, dijeron Catalina, ahí pensé una bendición de Catalina para otra Catalina” expresa Juana que aún no había comentado nada de sus rezos a Madre Catalina.

Catalina Picco nació en diciembre de 2019, con 2.700 kg. y midió  46 cm. “luego de su nacimiento que nos regaló tanta felicidad, le conté a Guillermo y Nadia de cuánto había rezado a Madre Catalina y que esta gracia especial la habíamos recibido por ella” confiesa Juanita.

Una amiga, una estampa, una oración rezada con confianza y fe, amor por la vida, esperanza movieron esta historia en San Miguel de Tucumán. Catalina, la mujer que con coraje venció tantos obstáculos, eligió una vez más, esta tierra del norte argentino para bendecir con otro “milagro” de amor y reparación.

“Se lo conté a otras personas, porque siento que la fe no tiene barreras – dice Juana- mueve montañas, y tenemos que intentarlo siempre, porque somos instrumentos de la fe”.