Fiesta de la Familia en el Colegio La Inmaculada de San Juan

0
635

FIESTA DE LA FAMILIA 2018

Informa: María Silvia Derito – Presidente UPF San Juan – Red Comunicadores Catalinos

Una vez más nos reunimos para celebrar en torno al Día de la Madre, la Fiesta de la Familia El lema desde junio fue «CON EL CORAZÓN DE JESÚS, ELEGIMOS LA VIDA». Comenzamos agradeciendo a Dios por cada la vida recibida a través de nuestras madres, en la celebración de la misa. Contamos con la presencia de muchas mamás y abuelas de la comunidad, que recibieron una bendición especial y les entregamos un pequeño presente.

Posteriormente comenzó la fiesta, que es una tradición en el Colegio La Inmaculada, organizada por la Unión de Padres de Familia en el mes de octubre y por lo general el día previo al Día de la Madre.

La UPF es la encargada de la organización general del evento. Hace algunos años se viene desarrollando a modo de kermés, donde se organizan stands de juegos que los preparan y los atienden los padres de todos los niveles, y los niños juegan, solos o acompañados por adultos, según el grado dificultad.

Atractivo 2018: la Casa del Terror

Los alumnos mayores del secundario se involucraron personalmente organizando juegos, como torneos de fútbol tenis y de ping pong, y la llamativa CASA DEL TERROR, que fue un gran atractivo. Los puestos de venta de comida y bebida estuvieron a cargo de la UPF, para recaudar fondos destinados a ayudar al colegio.

Este año queríamos que realmente la fiesta sea de toda la familia de Madre Catalina, entonces a través del Equipo Directivo, involucramos a todos los niveles. Así, padres, abuelos, alumnos, docentes y personal en general, estuvieron presentes en la fiesta compartiendo y celebrando.

Contamos con representaciones artísticas a cargo de los alumnos, bailes, sketchs, comedia musical, obra de teatro, hasta tuvimos una banda en vivo de alumnos del secundario.

El día sábado el clima no se presentaba favorable, pero la Beata madre Catalina no desatendió nuestros pedidos y nos regaló una noche hermosa en la que pudimos disfrutar y compartir el fruto de tanto trabajo que veníamos preparando con mucho cariño.

De esta manera la fiesta fue realmente una fiesta de todos porque, como en toda familia, cada uno puso su aporte, cada uno estuvo a cargo de una tarea en especial y todos colaboramos, asistiendo, jugando, participando y compartiendo juntos esta alegría de ser familia.