«Esta frase de Madre Catalina nos sostuvo: Procura tener un ánimo grande y confianza en Dios que te ayudará”

0
1042

Esta es la «gracia especial» o regalo que recibió Nicolás de Deán Funes, Córdoba, por intercesión de Madre Catalina y el Santo Cura Brochero. Su esposa Milagros nos cuenta como fue esta historia reciente para la familia Heredia Bustos, luego de contactarla por un mensaje privado que escribió para agradecer en el Instagram @madrecatalina

Buenas tardes a toda la comunidad de Madre Catalina de María, hoy sentimos el deseo de compartir un poquito de nuestra historia como testigos del amor de Dios, de Catalina y del curita Brochero.

Somos una familia joven y pequeña de la ciudad de Deán Funes, se conforma por mi pareja Nicolás, nuestro hijo Santiago de seis añitos y quien les escribe, Milagros.

Nuestra historia como familia nació mucho antes, Nicolás fue ex alumno del Instituto Privado Sagrado Corazón de nuestra ciudad, es decir que él ya conocía la historia de Catalina y el curita, luego de los años, al conocerlo, yo también me interioricé y me sentí acogida por su amor. El paso del tiempo no se hizo esperar y tuvimos la dicha de traer al mundo a nuestro amado Santiago, hoy estudiante de salita de cinco de dicha institución, los tres nos sentimos inspirados por su amor y tenemos la dicha de compartirlo.

Este año, en el mes de agosto, Nicolás comienza a sentirse mal una noche y es trasladado de urgencia al hospital donde es  internado y luego de dos días trasladado a terapia por un estado grave de pancreatitis. Posteriormente, es enviado a la ciudad de Córdoba donde es pasado a terapia directamente. Los médicos nos informaron que su estado era grave y que por lo menos tres meses tenía que permanecer en terapia por el estado en el que se encontraba y no sólo eso, sino que además fue desalentador para él ver postergado indefinidamente su sueño de recibirse de abogado, ya que en esos días debía defender su tesis y no podría hacerlo.

Nuestras esperanzas nunca decayeron, y se volvieron más fuerte que nunca, mucha gente rezó, hizo promesas para pedir por su salud.

Una mañana cuando logré ingresar a verlo, me pidió que por favor, trajera  a una Capilla el Sanatorio, unas estampitas de la Madre Catalina y el curita gaucho para dejar y otras para que las tuviera con él.

Con todo gusto, accedí. También solicitó la visita de una hermana que recuerda haber tenido en su época de secundaria, la Madre Somaré, que con gusto lo visitó en el sanatorio e intercambiaron su alegría por volverse a verse después de varios años.

En esos momentos, Nicolás, manifestaba fervientemente acercarse y ser escuchado por Dios y por sus grandes amigos, Catalina y Brochero.

Al otro día, cuando vamos a visitarlo, nos damos con la noticia de que Nicolás ya había sido trasladado a sala común ¡Nuestra sorpresa era enorme! ¡No lo podíamos creer! Pero no solo pasó eso, sino que también en pocos días, el 30 de agosto, para ser exacto, fue dado de alta y pudo regresar a su hogar, con nosotros, su familia.

Hoy se encuentra recuperado, con ánimo y fuerzas para seguir adelante, con deseos de disfrutar cada segundo de este milagro que es la vida y como bien lo decía la Madre Catalina “Procura tener un ánimo grande y gran confianza en Dios que te ayudará”..

Jamás dejamos de rezar, de encomendarnos, de tener fe y esperanza, y fuimos escuchados porque el milagro sucedió. Este es nuestro consejo como familia.

Este 21 de septiembre, viajamos a Cura Brochero para dar gracias a Dios por esta alegría de la vida. Dios lo sabe todo, sabe por que hace lo que hace, tiene nuestro propósito, solo debemos escucharlo y dejar que él nos guíe y acomode todo para nuestro bien. Un saludo fraterno, familia Heredia Bustos.

En este link más «gracias especiales». 

Oración a Madre Catalina