Escuela PAEFE en África. Al paso que se incluye se ama

0
417

Comunidad de las Hermanas Esclavas en Benín, África.

Queremos compartirles con mucha alegría los pequeños logros en nuestra escuela PAEFE (Programa de desarrollo para la educación y  la formación de niños excluidos del sistema educativo).

Como su nombre lo describe, nuestra escuela recibe niños entre 9 a 15 años que quedaron fuera del sistema escolar por razones de pobreza. Es una escuela primaria acelerada, con una duración de cuatro años. Su programa es bilingüe. Es decir en Baatonou (lengua local) y francés. El maestro es un africano con una formación especial para dicho programa.

Trabajamos en cooperación con dos ONG que tienen una larga trayectoria en la educación en el país.  Seguimos un programa nacional que conduce a los alumnos a la adquisición de competencias en la lectura, escritura, cálculos matemáticos, danzas locales, arte y educación física para luego poder acceder al examen final de sus estudios primarios y para en el mejor de los casos continuar estudios secundarios.

«Tenemos la certeza que sienten que esta es su casa»

También nuestra escuela brinda una iniciación en diferentes oficios: cría de gallinas, huerta, costura, tejido, cocina, artesanías locales, albañilería. Creemos que dada la realidad de nuestros niños y del entorno, los oficios son la clave de su paso por esta escuela. Es la oportunidad de poder finalizar sus estudios y de insertarse de manera inmediata al trabajo para poder ayudar a sus familias. También es una puerta abierta para nuevas posibilidades de inserción en la ciudad más cercana que es Parakou. Muchos de estos niños desean poder continuar una formación más sistemática en la ciudad de lo que ya han comenzado aquí.

Los varones en trabajos de albañilería. Sus primeros ladrillos.

Actualmente asisten 12 varones y 27 nenas. Es una gran satisfacción poder presenciar sus logros. Verles sus rostros ante la novedad y el compartir simple de sus vidas. Tenemos la certeza que sienten que esta es su casa porque llegan cada vez más temprano a la escuela y nos expresan que quieren quedarse a pasar la noche con nosotras. Cada día lo vivimos como una aventura. Sus alegrías pasan a ser las nuestras, así como sus dolores y preocupaciones.

Alumnos de nuestra escuela. Los sábados son días de oficios.