El paso de Madre Catalina por la Parroquia Virgen Inmaculada de la Montaña

1
295

La comunidad Virgen Inmaculada de la Montaña ubicada en barrio San Pablo de la capital cordobesa, (Tosno 2825), abrió las puertas y el corazón a Madre Catalina en la tarde del sábado 21 de octubre. Para conocer y difundir la vida de Catalina de María Rodríguez próxima beata argentina y cordobesa que será beatificada en Córdoba el 25 de noviembre.

La actividad más entretenida comenzó con los niños a las 15.30, animada por la Hna. Carolina Alberici ecj.; el disparador de actividades y juegos fue la canción “Había una Vez” para conocer y apropiarse de la vida de Catalina de María. Luego y casi como un juego armaron y pintaron los dípticos que llevaron a sus familias para contarles quien es esta mujer, laica y religiosa que hizo tanto por los demás.

Los dípticos tenían la Oración de intercesión a Madre Catalina para rezar con sus familias. Con esta actividad se multiplicó la presencia de Catalina de María, que ya es de TODOS!

En tanto, los Jóvenes de la parroquia junto a la Hna. Valeria Velez ecj  participaron de un momento de reflexión desde los sueños y los miedos. Frases muy concretas ayudaron a motivar la actividad, y reconocer desde madre Catalina que frente a los miedos, valen más los sueños y la valentía para alcanzarlos. La última parte de la tarde estuvo dedicada a los adultos, con un espacio de reflexión acerca de “Como madre Catalina contactaba con Dios”. En sintonía con esta propuesta, los participantes expresaron como Madre Catalina dejaba luz en su vida, “escuchar a la gente que no conocía a Catalina de María, que pueda llegar a lo más medular de la vida de la madre fue una maravilla”, expresa hermana Carolina del equipo de difusión de la Beatificación, quien destacó la acogida de la gente de la parroquia para compartir juntos la historia de nuestra próxima BEATA.

También te puede interesar Catequesis para niños

1 Comentario

  1. […] Al terminar esta etapa llega la primera profesión, donde públicamente manifestamos nuestro deseo de vivir los tres votos en esta familia religiosa, en esta oportunidad lo hacemos por un año y desde allí pasamos a la última etapa de la formación inicial: el Juniorado. Aquí vamos experimentando la integración de la vida espiritual y el trabajo apostólico, descubriendo y confirmando cómo el Corazón de Jesús nos llama a hacer plena nuestra vida. […]

Comments are closed.