Escribe: Noelia ecj. Misionera en Benín, África

En la aldea de Kpari un grupo de niños y adolescentes van conociendo a Madre Catalina. Ya habían escuchado hablar de ella en varias oportunidades, pero este último tiempo la proponemos como un modelo de mujer cristiana.

Es hermoso ver como se identifican con su vida, el hecho de que Madre Catalina quede huérfana de muy pequeña, al cuidado de sus tías, es una realidad que aquí se ve a diario.  Todos han perdido un ser querido, un padre, una madre. Muchos de estos niños son criados por algún familiar y no por sus padres biológicos, por diversos motivos.

Las niñas y adolescentes se ven identificadas con el momento en que Saturnina debe casarse con el Coronel Zavalía.  Muchas de estas niñas son dadas en matrimonio forzado, es una realidad muy dura y en la que trabajamos mucho desde la catequesis con adultos y la promoción femenina. Y ahora la vida de Madre Catalina nos ayuda a iluminar esta situación.

El “Sueño Dorado” de Madre Catalina… podría decir que hacerlo realidad es el gran desafío de todos los días… Mujeres y niños son los más postergados y marginados de la sociedad y de manera especial el este medio rural. La mujer es considerada, en muchas etnias de esta zona, una propiedad intercambiable de los hombres, sin voluntad ni decisión propia. La situación de las mujeres viudas es aún más alarmante, carente de derecho alguno, pierden los hijos y todos sus bienes.

Existe una marcada situación de desprotección y falta de perspectiva para los niños y adolescentes, en particular las mujeres. A los 13 años ya son consideradas mujeres en toda su acepción, listas para ser entregadas en matrimonio o enviadas a diversos lugares para trabajar como “pequeñas esclavas domésticas”, sin haber accedido nunca, o en un índice muy bajo, a la posibilidad de ir a la escuela, de desarrollarse o elegir lo que quieran hacer de su vida.  Muchas chicas ligadas inclusive a la comunidad cristiana, a esta edad, huyen en pareja o solas por falta de contención y de una perspectiva de vida mejor.

Estos niños y jóvenes que van haciendo un camino de conocimiento de la persona de Jesús, descubren que el “sueño de Madre Catalina” es tan real y actual por estas tierras. Es por ello que la dibujan en medio de sus quehaceres diarios. Al contemplar sus dibujos encontramos a Madre Catalina en medio de la siembra, en sus casitas, cargando agua sobre la cabeza, con los animales, etc.

Madre Catalina… te pedimos ser fieles a tu Sueño Dorado, que podamos ser instrumentos de amor y reparación en esta tierra.

Catalina de María en Benín
Catalina-demaria-benin

 

 

 

 

 

 

 

 

 

1 Comentario

Comments are closed.