Del Sueño Dorado al Vuelo sin Fronteras

4
998

 Catalina de María Rodríguez (ecj) 

Invito a imaginar a Madre Catalina sentada en algún lugar del Cielo, mirándonos con una sonrisa entre complacida y picarona y mientras nos contempla, le dice al Corazón de Jesús: ¡Este es mi Sueño Dorado! ¡Ésta es mi Familia! ¡Siempre les pedí que volaran más allá de las Fronteras! Esa Familia de la que habla somos cada uno de nosotros, los que la conocemos, los que la sentimos cerca, los que la reconocemos Madre.

Dios es el gran creador, pero antes sueña lo que hace, podríamos decir que cada uno de nosotros somos un sueño de Dios, un deseo de Dios y en la medida que lo concretemos sintonizamos con Él y de ese modo alcanzamos la felicidad. Es importante descubrir para qué fuimos creados, para qué fuimos soñados por Dios, eso constituye el porqué y el por quien de nuestra vida, lo que define la vocación y desde allí las decisiones de cada día, lo que disfrutamos, lo que nos alegra y lo que nos entristece. Los sueños también nos llevan a mirar hacia adelante, a superar obstáculos, a aceptar desafíos y por esa trama que somos los hijos de Dios, del cumplimiento de los sueños de cada uno depende el cumplimiento de los sueños de los demás y viceversa. Pensemos en el tenor de nuestros sueños si Catalina no hubiese ido persistentemente tras su Sueño Dorado, tras ese llamado de Dios a una misión transgresora.

El Buen Dios siempre sacude los sueños que olvidamos despertar y lo que no nos animamos a atrapar. Catalina es su cómplice en esta tarea ¿Y nosotros? ¡Somos el Sueño Dorado de Madre Catalina llamado a Volar fuera de las Fronteras![1]

La Educación en Catalina

En la idea Fundacional de Catalina no aparece la educación como estructura, aunque ya en 1878, seis años después de iniciada la Congregación, comienza a hablar de ella por el pedido del Cura Brochero de hacerse cargo del Colegio de Niñas en la Villa de Tránsito. Es destacable que Catalina busca, a través de la Educación la dignidad de la persona, apunta a los corazones, a la integridad de sujeto de educación más que a su cerebro, al ser más que al saber. Privilegiando el primero sin descuidar el segundo.

Los colegios que fundó Catalina, con la mirada atenta de los Padre David Luque y Bustamante fueron entre tantos, los protagonistas de la revolución educativa de Argentina del fines del Siglo XIX. Hoy varios años después, con otras experiencias y teorías educativas es válido decir que muchas formas han cambiado pero la matriz, en los Colegios de la Familia de Madre Catalina debe seguir intacta: enseñar antes que todo, a Amar y Reparar corazones y ayudar a vivenciar la Misericordia del Corazón de Jesús desde una formación integral centrada en la persona y su contexto.

La educación en épocas de Catalina era cosa de hombres. Córdoba la Docta se caracterizaba por varones formados para pensar y gobernar. La educación de la mujer era puerta adentro, doméstica y rudimentaria.

Para Catalina lo esencial de la Educación era formar corazones, así lo explicita una y otra vez en la Memorias y en sus Cartas

“Debemos formar los tiernos Corazones con el molde del Corazón de Jesús” Memorias

“Es muy cierto que de las Educadoras depende en su mayor parte el buen o mal comportamiento de las niñas, supuesto que debemos enseñarles más con el ejemplo que con las palabras, pues nada sacarán de inculcar a las niñas la unión de unas con otras, si ellas ven a las mismas que esto les enseñan, obrar en sentido contrario” Carta 1336

“Trabaje en ganar los corazones de esas niñas para El, por medio de sus palabras, y más que todo por sus santos ejemplos”, carta 1376.

La dignidad para ella iba más allá de la formación, ser digno era saberse y sentirse amados por Dios y por sus semejantes.

“Enseñaríamos los domingos la Doctrina a las niñas y asilaríamos a esas mujeres que se llevan a Ejercicios casi por fuerza y después de concluidos… causa pena verlas volver a los mismos peligros compelidas muchas veces de la necesidad, vivirían con nosotras, les enseñaríamos a trabajar” Memorias 

Catalina también toma los Ejercicios Espirituales como un modo de formar corazones, un modo de transmitir la misericordia de Dios a través del Amor y la reparación, dejando muy en claro que la educación es un medio y no una finalidad:

“Promover el bien espiritual de los prójimos por todos los medios prudentes y cristianos que estén a su alcance, principalmente por el Establecimiento de Casas de Ejercicios según el método del Patriarca San Ignacio de Loyola y el establecimiento de escuelas para toda clase de niñas”. Primeras Constituciones

“Lo principal que tenemos que ver en nuestros colegios, porque no tenemos a las niñas propiamente para enseñarles Geografía y otros ramos; sino para formarles el corazón; la instrucción es solamente un medio del cual nos valemos”. Carta1036

“Ante todo tenga presente que Dios N. Señor la ha llevado allí para que se consagre a ganarle los corazones de esas niñas que la obediencia le confía” Carta 1605

“Deseo que N. Amo la conserve buena y llena de santo celo de las almas para que haga mucho fruto en esas niñas que El confía a sus cuidados” Carta 1141

La Misión Compartida en Catalina

Misión Compartida es un término nuevo para una práctica que comenzó a tomar fuerzas a partir del Concilio Vaticano II, aunque Madre Catalina ya nos dejó pinceladas de sus modos. No se trata del Trabajo en equipo, tampoco de una gestión amigable y coordinada entre religiosos y laicos.

La Misión Compartida parte de la fe, de la certeza de que somos hijos de Dios, de que lo nuclear de nuestras vidas es el bautismo. Esa es la principal identidad que Compartimos, esta homogeneidad se refiere también a nuestro ser de educadores y de Familia de Madre Catalina. Al hablar específicamente de Educación cristiana tenemos la misión, el llamado del Corazón de Jesús a formar niños y jóvenes, a hacerles ver y gustar de su dignidad de Hijos de Dios. Es una Misión evangelizadora (formadora y santificadora) que Compartimos desde nuestro ser de bautizados.

En esta misión que compartimos laicos, religiosos y sacerdotes aportamos saberes y habilidades pero también nuestras identidades, nuestros llamados y en ellas las diferencias y semejanzas que enriquecen por igual. Recién a partir de este marco podemos empezar a hablar de trabajos en equipo, de equipos de gestión, de liderazgos y de teorías y prácticas educativas. Pastorear Compartiendo el Bautismo con la Misión de Evangelizar.

La Misión Compartida es un estilo que nos lleva a valorar los aportes de todos, a consultar, a discernir a discernir encontrando problemas y aportando soluciones. a confiar en que la obra es de Dios y que Él construye a través de nuestras manos y nuestros corazones, es un llamado a confiar en los dones recibidos y a aportar esos dones. También a considerar la vivencia de la certeza de su gracia y de su convocatoria a caminar en racimo dando y recibiendo lo que cada uno tiene en su corazón con el Norte puesto en el Evangelio y en el cuidado mutuo.

Catalina tiene pinceladas de Misión Compartida. Siempre consulta, ayuda y se deja ayudar por otros en sus empresas. Al recibirla inspiración de fundar lo comparte con su hermana, con los padres jesuitas y con su confesor, el Padre David Luque. No intenta usarlos sino caminar juntos desde los dones de cada uno valorándolos y aportando lo suyo. Otro ejemplo es la fundación en Villa del Tránsito, hoy Villa Cura Brochero. Realiza esta empresa junto al santo Cura se ayudan y confían mutuamente. Entre sus escritos hay muchas enseñanzas que son fruto de este estilo de pastoreo que propone la Misión Compartida.

“Cuídemela mucho a la M Vicerrectora, que se no anda tan bien de salud y ayúdenla dando muy buen ejemplo a las demás como creo lo hará V porque no tengo queja ninguna a este respecto ni ningún otro”. Carta 31

“Le recomiendo que tenga confianza para consultar las cosas… porque más ven cuatro ojos que dos; yo lo hago así siempre y de este modo es más liviana la carga y más fácil de acertar” Carta 649

“En los momentos de dificultad consulte con el padre Capellán, con el Señor Cura Brochero o con los dos a la vez” Carta 33

“Todo litigio, por ganado que se tenga se pierde si no se defiende bien, busqué pues para un juicio que tenía, al mejor abogado de Córdoba” Memorias

En las diferentes situaciones buscó los consejos de su hermana Eustaurófila, del Cura Brochero, del Presbítero David Luque y de los padres jesuitas, reconocidos como buenos confesores y directores espirituales

Acudió a diversas personas en función de su formación y por la vida de fe que llevaban, un testimonio es la frecuente consulta a doña Petrona Núñez “una señora anciana y muy santa” Memorias

“No descuiden la unión entre ustedes, con la superiora y con Dios” Carta 653

Además valora en los demás esta actitud de cuidarse y caminar juntos desde lo que cada uno es. De este modo se refiere a la tarea de Brochero en Traslasierra:

“El Señor Cura don José Gabriel Brochero al proyectar la Casa de Ejercicios y el Colegio formó el propósito de que fuesen las Esclavas a servirlos. Ambos edificios construyó a expensas de la Providencia, con la ayuda de sus paisanos, pues él no contaba con otros recursos. Su industria para creárselos ha sido admirable…”Memorias

Tanteando, intuyendo, Catalina caminó y compartió con otros, no se guardó para sí el Bautismo, no desarrolló sola la misión. Enriqueció y se dejó enriquecer por otros. 


Bibliografía Recomendada para ahondar en la vida de Madre Catalina y en la Historia y fines del Instituto Hermanas Esclavas del Corazón de Jesús.

–  RODRÍGUEZ, Catalina de María: Memorias. Datos para la historia de la Congregación de las Esclavas del Corazón de Jesús, Ed. El Atelier, Córdoba, 2000.

–  RODRÍGUEZ, Catalina de María – LUQUE, David – BUSTAMANTE, José María: Fundadores. Epistolario, Tomo I, Estab. Gráficos Biffignandi, Córdoba, 1993.

–  RODRÍGUEZ, Catalina de María – LUQUE, David – BUSTAMANTE, José María: Fundadores. Epistolario, Tomo II, Estab. Gráficos Biffignandi, Córdoba, 1994.

–  RODRÍGUEZ, Catalina de María – LUQUE, David – BUSTAMANTE, José María: Fundadores. Epistolario, Tomo III parte 1ª, Ed. El Atelier, Córdoba, 2001.

– RODRÍGUEZ, Catalina de María – BUSTAMANTE, José María: Fundadores. Epistolario, Tomo III parte 2ª, Ed. El Atelier, Córdoba, 2005.

–  BLANCO, José María: Historia documentada del origen y desarrollo  del Instituto de las Esclavas del Corazón de Jesús (argentinas), 3 Vol., Imprenta de Amorrortu, Bs.As., 1930

–  BLANCO, José María: La Madre Catalina de María Rodríguez, Imprenta de Amorrortu, Bs.As., 1930.

–  BLANCO, José María: R. P. José M. Bustamante de la Compañía de Jesús, Fundador del Instituto de las Adoratrices y organizador del Instituto de las Esclavas del Corazón de Jesús, Imp. Amorrortu, Bs.As., 1935.

–  BLANCO, José María: R. P. José Bustamante de la Compañía de Jesús, Fundador del Instituto de las Adoratrices, Imp. A. Baiocco y Cía., Bs.As., 1935.

– BRUNO, Cayetano: La sierva de Dios Madre Catalina de María Rodríguez. Fundadora de las Esclavas del Corazón de Jesús (Argentinas), Ed. David Luque, Córdoba, 1995.

– CARRANZA, Reina, (ed): Las Nuestras, mujeres que hicieron historia en Córdoba, Ed. Gente de gráfica, Córdoba, 2011.

–  CONGREGACIÓN PARA LA CAUSA DE LOS SANTOS: Canonización de la Sierva de Dios Catalina de María Rodríguez, fundadora de las Hermanas Esclavas del Corazón de Jesús (argentinas), Positio sobre su vida, virtudes y fama de santidad, Biografía documentada, Vol. I, Roma, 1987.

–  CONGREGACIÓN PARA LA CAUSA DE LOS SANTOS: Canonización de la Sierva de Dios Catalina de María Rodríguez, fundadora de las Hermanas Esclavas del Corazón de Jesús (argentinas), Positio sobre su vida, virtudes y fama de santidad, Informatio et Summarium, Vol. II, Roma, 1989.

–  DE DENARO, Liliana: Saturnina Rodríguez, una mujer de su tiempo, Hnas. Esclavas del C. de Jesús, Córdoba, 2009.

–    FIORENTINO, María Silvia: África Nuestra, Ed. Mundo gráfico, Salta 2010.

–  HERMANAS ESCLAVAS DEL CORAZÓN DE JESÚS Caminando con Catalina, Editorial SM, Buenos Aires, 2017.

–  HERMANAS ESCLAVAS DEL CORAZÓN DE JESÚS: Caminando desde el Sueño Dorado en Misión Compartida, Ediciones Gráficus, Córdoba, 2013.

– HERMANAS ESCLAVAS DEL CORAZÓN DE JESÚS Fisonomía espiritual de Catalina de María Rodríguez, Córdoba, 2013.

–  HERMANAS ESCLAVAS DEL CORAZÓN DE JESÚS: Pensamientos y máximas de la reverenda Madre Catalina de María Rodríguez, Hnas. Esclavas del C. de Jesús, Córdoba, 1960.

–  HERMANAS ESCLAVAS DEL CORAZÓN DE JESÚS: Proyecto General de Pastoral, Hnas. Esclavas del C. de Jesús, Córdoba, 2005.

–  MOYANO, Hna. Ana de la Cruz: Apuntes biográficos, Pueblo Gral. Paz, Córdoba, 1914.

–  MOORE, Mónica: Amor de Dios y Sufrimiento humano en la vida y espiritualidad de Catalina de María Rodríguez (Fundadora de las Esclavas de Corazón de Jesús), Trabajo final Lic. en Ciencias Religiosas, U. Católica de Córdoba, 2008.

– MULLEADY, María Fernanda (ecj): Madre Catalina de María. Su persona y espiritualidad: claves para la labor educativa, Hnas. Esclavas del C. de Jesús, Córdoba, 2004.

– NUSENOVICH, Marcelo: Tres ensayos sobre arte y cultura cordobesas (1870-1910) Editorial Brujas, Córdoba, 2006.

–  RANDLE, Guillermo, s.j: Una aproximación a la interioridad de la Venerable Catalina de María Rodríguez en sus memorias, período 1865-1872, Hnas. Esclavas del C. de Jesús, Córdoba, 2009.

– RÍO, Manuel E.: La Madre Catalina de María y la Fundación de las Esclavas del Corazón de Jesús, Dir. Gral. de Publicaciones, U.N.C., 1968.

– SOMARÉ, Silvia (ecj): Esclava del Corazón de Jesús y Nieta de San Ignacio, Ediciones UCC, Editorial Corintios 13, Córdoba 2012.

– SOMARÉ, Silvia (ecj): La Historia en manos de Transgresoras, Ediciones El Emporio, Córdoba, 2015.

– SOMARÉ, Silvia (ecj): Fueron más allá de Los Gigantes, Ediciones Misión Compartida, Córdoba, 2016.

– SOMARÉ, Silvia (ecj): Ver para Confiar, Ediciones El Emporio, Córdoba, 2016.

– SOMARÉ, Silvia (ecj): Mujer, Laica y Religiosa, Editorial Guadalupe, Buenos Aires, 2017.

– SOMARÉ, Silvia (ecj): La Mujer según San Brochero, Ediciones El Emporio, Córdoba, 2017.

[1]  Es importante aclarar que este aparatado es un indicativo y una invitación para ahondar en las fuentes y en publicaciones más extensas y dedicadas cuya bibliografía consta al final.

4 Comentarios

Comments are closed.