Catalina, una gran mujer

0
479

08.03.2020. Día de la mujer. Compartimos algunos párrafos del libro «La Mujer» del libro «Historia de una buena mujer». Autora Silvia Somaré ecj. 

Mujer sensible

«Tenía el cabello largo y solía peinarlo recogido con una trenza. También en su temperamento era muy mujer: plena de caridad, intuitiva, sensible y según consta en La Frágil ¡hasta un poco llorona! Llena de detalles de estima y agradecimiento, la siguiente carta resume esta dedicación: “No se olvide de preparar algún obsequio para que le mande a Gumercinda el 26 de este a mi nombre porque es día de su santo: prepare también, por si yo no estoy allí para entonces, algún chocolate bueno para Don Ceferino Lastra que cumple años el 26 del entrante y también para Doña Agustina Lastra que es el 28 del mismo. Mándele lo más pronto que pueda algún obsequio a mi médico a mi nombre porque este último servicio es grande». 

Mujer trasgresora

«Deseo que se entienda bien lo que llamé metamorfosis de Catalina; esta señora, esta matrona que quería abrigar a las mujeres, sale de su rol social y se identifica con ellas, no solo se involucra, se hace llamar como ellas y le da otro sentido a ese nombre. Un pasito más, que si se puede, uno y otro más, mujer valiente.»

Mujer visionaria

«Lo que nadie veía, ella lo vio…sencillamente que eran personas, hijas de Dios y había que hacer algo bueno y sustentable por ellas. Y da vuelta el paradigma, su idea es clara: las señoras debemos estar al servicio de las mujeres. Un pasito más, que si se puede, uno y otro más, mujer valiente. Y en este pasito más se puede ver, además de la compasión de Catalina, su salida más allá de ella misma, su decisión a realizar lo osado, su capacidad de dialogar, de incluir lo diferente y de irse al otro extremo de la comunidad…»

Mujer de esperanza

«Catalina miró y se hizo cargo de lo feo de su ciudad. En Córdoba había mujeres que sufrían, que no tenían nada para dar, que eran usadas, que eran vejadas. También faltaban estructuras para su contención y desarrollo, para su formación y también faltaban en Córdoba personas que confiaran en que podían superarse. Catalina quiso ser una de ellas y decidió plantar la esperanza en el lugar donde duele, para que crezca bien fuerte, en el miedo que acompaña.»

Mujer protagonista 

«Catalina consideró al varón un complemento y no una competencia, un compañero de camino y no un jefe  una riqueza que venía de Dios para enriquecer a otros trabajando juntos. Tomó sus consejos y no los siguió ciegamente, estimó sus ideas, sus apoyos y también sus deseos y aceptó la ayuda y el cariño que le daban.»

Mujer de mil batallas

«Catalina, como las mujeres de Malvinas, fue a los campos de batalla a curar heridas y como a ellas, casi la borran de la historia. Aun ahora, es difícil darle el protagonismo que se merece a pesar de su ser y su hacer descollantes, casi de heroína, de mujer de las mil batallas. Me pregunto cuántas Catalinas borradas andarán dando vuelta por la historia…»