Catalina siendo muy jovencita escuchó la voz de Dios, que en su corazón también le hablaba

0
186

Homilía Fiesta de la Beata madre Catalina en Córdoba 27.11.18. Predica padre Diego Montiel sacerdote del clero de Córdoba.

«Pero qué alegría inmensa y que enorme privilegio para nuestra comunidad poder celebrar hoy la fiesta de madre Catalina.

Madre Catalina que pudo vivir lo que hoy escuchamos  en las lecturas de la Palabra de Dios, qué precioso.

En la primera lectura decía “que ante Él se doblegó de rodilla”; Catalina desde bien chiquita tuvo que arrodillarse, y muchas veces se puso de rodilla con el corazón traspasado de dolor. Cuando era pequeña y se quedó sin mamá y sin papá, pero su dolor no permitió que quitara la mirada de Aquel que sabía que siempre la iba a querer, la iba a cuidar, la iba a alentar.

Catalina recibió de sus tías primero el aliento, el cuidado, el amor; lo que ella fue recibiendo en el corazón y dejando trabajar. Siempre que el corazón humano recibe cariño de otros ese amor va abriendo a la presencia, al encuentro con Dios.

Catalina y los ejercicios espirituales

Pero cuando Catalina, en estos caminos de búsqueda iba creciendo y buscando, se retiró, se fue hacer ejercicios espirituales, y haciendo ejercicios, se metió adentro del misterio de Dios. San Ignacio, que es el que enseña y propone los ejercicios espirituales, dice que el corazón del hombre va imaginando con todos los sentidos, como percibir el paso de Dios de distintas formas.

Catalina lo hizo con mucha seriedad y con mucha profundidad siendo muy jovencita. Y entonces siendo muy jovencita, escuchó la voz de Dios que en su corazón también hablaba. Corazón amasado en el amor, también en el dolor.

Y por entonces, le suscitaba en la oración, lo que ella le llamaba el Sueño dorado, Catalina se atrevió a soñar, soñaba con tener una Familia, el Sueño dorado que era ser toda de Dios. Fundar una familia religiosa, servir a los pobres; no había en la Argentina ninguna comunidad religiosa de mujeres que se dedicara a la vida apostólica. Y ella quería ser como los padres Jesuitas, quería hacer el bien con los ejercicios espirituales, que tanto bien le habían hecho a ella. Se atrevió a seguir soñando, buscando…

Conoció al Coronel Zabalía, se casó, soñaba con ser mamá. Dios le regaló la esperanza de la vida que se gestaba en su vientre, y cuando nacía su hija, otra vez lo que no podía comprender le golpeaba el corazón. Y cuando para algunos ya era una mujer grande que había vivido, ella se lanzaba. Intacto el Sueño dorado, se convertía en una oportunidad.

Catalina se atrevió entonces a cruzar las fronteras del dolor, para ser en el mundo aquella que pudiera consolar y reparar el corazón de Jesús, que sufría en la carne de los más pobres.

Hoy nosotros celebramos por primera vez la fiesta de madre Catalina. Qué importante!!

En la pequeñez de lo pequeño, Dios se atreve a jugar para mostrar que Él es capaz de hacer inmenso los corazones.

Chicos, familia, qué tal si nos atrevemos cada uno de nosotros en el día de madre Catalina a soñar. A soñar en el amor que es capaz de reparar, que sale de sí para dar a otros. Catalina miró a los más pobres, cruzó el río, y desde aquí al mundo.

Hoy  Catalina vive, además del cielo, en el corazón de cada nueva Catalina donde Dios quiere encender el Sueño dorado. Nuestra vida es una oportunidad para el mundo. Pidámosle a madre Catalina nos contagie su entusiasmo y alegría, para que al modo que soñó ella el mundo se llene del Sueño dorado de Dios, que no es otra cosa que hacer de este tiempo, un tiempo nuevo».

Algunas frases claves

Catalina desde bien chiquita tuvo que arrodillarse

El Sueño dorado de un tiempo nuevo

Nuestra vida es una oportunidad para el mundo

Qué tal si nos atrevemos cada uno de nosotros, en el día de madre Catalina, a soñar

Haciendo ejercicios, se metió adentro del misterio de Dios

Enlace a la misa completa

https://radiomaria.org.ar/escuchar-en-vivo/ Historial 27.11.18 de 2:00 a 21:00