Compañeros de un mismo camino

0
293

En el mes Brocheriano viajamos juntos a Traslasierra para conocer más de cerca el papel fundamental de Madre Catalina y las Hermanas Esclavas en el proyecto del Santo Cura Gaucho.

Caminos Conjuntos fue el nombre elegido para el capítulo 5 de “Inspiración” , la serie web de Madre Catalina. Y esto no fue casualidad porque la amistad y la obra de Brochero y Catalina siguen dejando huella en Traslasierra.

Todo comenzó durante  el trabajo previo a la filmación de la serie. Cinergia, la productora que llevó adelante “Inspiración” , al conocer de manera más profunda la vida de Catalina y del gran paso que hizo junto al Cura Brochero para rescatar la dignidad de la mujer, propuso en conjunto al equipo de las Hermanas Esclavas, llevar el rodaje a las tierras del cura gaucho.

Los jóvenes protagonistas, el equipo de filmación y las hermanas Esclavas, se trasladaron a la ex Villa del Tránsito para vivir una experiencia inolvidable y sentir de cerca las huellas de Catalina en la obra del Santo Cura  Brochero.

Todos los que participaron del rodaje del capítulo 5 de la serie en traslasierra,  recuerdan aquellos días de manera especial.  “Catalina y Brochero nos unieron más allá de nuestras actividades, nuestros credos y nuestros pareceres.” Así  recordaba la hermana Silvia Somaré aquellos días compartidos durante la filmación de “Inspiración”.

Las escenas se realizaron en diferentes locaciones del valle de traslasierra. Emulando la hazaña de las 16 hermanas que cruzaron las sierras grandes con la misión de llevar sus Sueño dorado y atender la casa de ejercicios espirituales fundada por José Gabriel Brochero, se filmó en el típico paisaje al pie de la montaña y al lado del río. Allí las hermanas Emilia Calvo, Magdalena Quiroga y Silvia Somaré le contaron a los 3 jóvenes la historia que unió a Madre Catalina con el Cura Brochero. También se realizaron escenas en el Museo Brocheriano ubicado al lado del templo en el corazón del pueblo.

Un Cruce por amor

En 1880, en una clave actitud misionera y de iglesia en salida,  Catalina envió a 16 hermanas a través de las sierras grandes para acompañar la obra misionera del Cura Brochero. Se trató de una hazaña porque cruzar las sierras grandes en una época donde apenas había caminos no era una misión fácil. Ese sería el comienzo de un gran trabajo de las Hermanas Esclavas.

La Hermana Silvia Somaré nos comparte que es muy importante destacar  la actitud y la decisión de Brochero quién confió en una congregación que recién nacía y sobre todo confió en la mujer. Por su parte Catalina le confió  16 de casi 30 hermanas que confirmaban por aquel momento el Instituto.

¿Qué habría sido de aquel establecimiento del Tránsito sin la cooperación de las Esclavas? Quizá un bizcacheral.” Así recordaba el Cura Brochero  la importancia del trabajo de las Hermanas Esclavas  en la Casa de ejercicios de la hoy Villa Cura Brochero.

Confianza mutua

Aquella amistad estaba marcada por una relación de confianza mutua entre Catalina y Brochero. Pero, ¿fue pura casualidad de que se cruzaran?  Dios se encargó de cruzarlos y convertirlos en compañeros de un mismo camino.

En  las cartas encontramos que Brochero le escribió a Catalina expresando el afecto que le tenía y diciéndole que iba a hacer todo lo posible por su congregación (Hnas Esclavas del Corazón de Jesús). En una memorable frase el Cura Gaucho dijo ” Yo soy un loco, un locazo por las Esclavas”.

Por su parte Madre Catalina en sus memorias destaca a Brochero como un sacerdote humilde y trabajador que se arremangaba a la par de los paisanos y que fue capaz de hacer la obra más importante de la república.

Los invitamos a ver el capítulo 5 y encontrar juntos la huella de Catalina en la tierra del Santo Cura Brochero. 

Detrás de escena:

  • Para el rodaje del capítulo 5, la productora había alquilado caballos para filmar las escenas en la montaña pero al llegar a Cura Brochero no estaban disponibles. La noche anterior y a sólo horas de empezar a filmar se tuvo que salir a buscar caballos y gracias a la providencia los consiguieron en un paraje llamado Villa Banegas.